Observatorio da Mobilidade de Terras de Galicia

El Observatorio de la Movilidad de Terras de Galicia fue creado en virtud de convenio suscrito el día 29 de diciembre de 2016 entre la Consellería de Medio Rural, la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, el Fondo Gallego de Garantía Agraria (FOGGA), la Agencia Tributaria de Galicia, el Instituto de Estudios del Territorio, la Fundación  Juana de Vega y la Universidad de Santiago de Compostela.

Este Observatorio nace con el objetivo de recoger, elaborar y difundir información anual sobre la movilidad de tierras rústicas en Galicia para mejorar la transparencia de los mercados y conocer las dinámicas que se dan sobre estas tierras a nivel parroquial/municipal y para el conjunto de la Comunidad Autónoma de Galicia, con el doble objetivo de poder diseñar e implantar políticas públicas tendentes a un mejor aprovechamiento de la tierra y de los recursos del territorio, y al tiempo suministrar datos que ayuden a las decisiones de los agentes privados.

Además de esta información anual  sistematizada sobre precios y movilidad, el Observatorio podrá generar aquella información que pueda ser demandada por las entidades y organismos que forman parte del observatorio en el ámbito de sus respectivas competencias, organizar jornadas o foros de debate para difundir información sobre la movilidad de tierras, así como realizar estudios temáticos relacionados con la tierra y su aprovechamiento por parte de los distintos sectores productivos del medio rural de Galicia.

 

Origen

El Observatorio de Movilidad de Terras tiene su origen en un trabajo previo desarrollado entre los años 2013 y 2014 por la Fundación  Juana de  Vega, la Agencia Gallega de Desarrollo Rural (AGADER) y la Universidad de Santiago de Compostela “Propiedad, Movilidad de Terras y Valorización Territorial”. Entre sus propósitos principales estaba el de diseñar un protocolo institucional, técnico y tecnológico para la mejora de la caracterización y comprensión de la movilidad de tierras en Galicia, con el objeto de analizar y comprender los mercados de tierras, los efectos que tienen en la movilización productiva de la tierra agrícola y, a través de ella, en la flexibilidad y eficacia de la producción primaria.


Este proyecto concluyó que las fuentes idóneas para obtener información sistemática y actualizada sobre las dinámicas de la movilidad de tierras en Galicia son los datos gestionados directamente por el Banco de Terras y los derivados del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Por otro lado, la integración de los datos del Sistema de Información Geográfica Catastral ( SIXCA) y el Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas ( SIXPAC) permite obtener una aproximación a mecanismos de movilidad de tierras no documentados como los contratos orales de arrendamiento, cesiones y/o permutas. Finalmente, el análisis de los indicadores en relación a variables del  REAGA o el Mapa de Aptitud Productiva del Suelo, entre otros, permiten hacer una aproximación sistemática al comportamiento de la oferta y la demanda potenciales, así como, caracterizar los índices (precio, por ejemplo) en función de variables estructurales y  agronómicas.

 

Informes anuales

Informe anual 2017

El período 2014-2016 se caracteriza por una ligera bajada del número de operaciones y área total objeto de compraventa respecto al trienio anterior, tanto de la superficie agrícola utilizada (SAU) como de los terrenos de monte. El número de operaciones de compraventa de tierras rústicas registradas en el 2016 fue de casi 40.000, menos que las 48.500 de 2014 si bien un número no muy diferente a los valores registrados habitualmente desde 2009 (entre 40.000 y 45.000 operaciones por año). El área total transaccionada siguió una tendencia similar: estimamos que en 2016 fueron alrededor de 10.400 ha transferidas por compraventa, de nuevo en la línea del ocurrido en los años anteriores (entre 10.000 y 12.000 ha por año en la mayoría de los casos y con un máximo de 16.400 ha en 2013). El pequeño descenso en el volumen de transacciones de los últimos años se concentró en algunas áreas de las provincia de Lugo y Ourense.

Los precios medios muestran una tendencia ligeramente alcista desde el año 2013 en el caso de las tierras de monte y desde 2015 en el caso de la superficie agrícola. Sin embargo, se observan diferencias acusadas a nivel municipal, y en los últimos años se observó una merma apreciable de los precios medios en las áreas donde estos eran y continúan a ser más elevados, particularmente en el occidente de la provincia de Pontevedra. En 2016, el precio medio de la tierra fue de 0,89 euros/ m², pero como es natural consiguió mayores valores en el caso de la  SAU (1,31 euros/ m2) que nos terrenos de monte (0,58 euros/ m2).