Noticias

16.07.2019
El precio medio de la tierra rústica en Galicia creció cerca de un 12% en el 2017 con respecto al año anterior
Presentación del informe anual sobre precios y movilidad de la tierra rústica
En el 2017 se realizaron cerca de 40.000 operaciones de compraventa de parcelas en Galicia que abarcaron casi 10.000 hectáreas. José González destacó que Galicia cuenta con una “tierra excepcional para la producción agroganadera y forestal” y abogó porque cada uno de estos usos tenga su debido encaje en el territorio

El conselleiro del Medio Rural, José González, clausuró hoy, junto al director general de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Miguel Pérez Dubois, y al director de la Fundación Juana de Vega, José Manuel Andrade, el acto de presentación del informe anual sobre precios y movilidad de la tierra rústica. El documento fue presentado por Eduardo Corbelle, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

De este informe se desprende que el precio medio de este tipo de tierras en Galicia creció casi un 12% en el 2017 (último año del que se tienen datos oficiales). En concreto, el precio medio pasó de 0,93 euros por metro cuadrado en el 2016 a 1,04 en el 2017. Por tipos, el precio en los terrenos de monte aumentó más de un 8%, al pasar de los 0,59 a los 0,64 euros/m2. En el caso de las parcelas destinadas a la actividad agraria o ganadera, lo que se denomina Superficie Agraria Útil, también creció en un 29%, al pasar de los 1,39 a los 1,79 euros/m2.

En este acto de presentación, el conselleiro destacó que Galicia cuenta con una “tierra excepcional para la producción agroganadera y forestal” y abogó porque cada uno de estos usos tenga su debido encaje en el territorio.

Por eso, explicó José González, la Xunta trabaja en diferentes herramientas para favorecer su movilización. Entre ellos, destacó la futura Ley de recuperación y puesta en valor de la tierra. Sobre esta norma, que se prevé llevar al Parlamento antes de fin de año, dijo que pretende tres grandes objetivos. En primer lugar, movilizar grandes superficies en estado de abandono o infrautilizadas, mediante los llamados polígonos agroforestales. En segundo término, fomentar instrumentos de gestión conjunta de la tierra sin afectar a su propiedad. En tercer lugar, esta ley favorecerá, según el conselleiro, a una gran agilización de los procedimientos de arrendamiento a través del Banco de Tierras, una herramienta que, además, se reforzará con medios y personal.

De lo que se trata es de favorecer unos procesos de arrendamiento “lo más rápidos posible y con todas las garantías”. Por último, añadió el conselleiro, con la movilización de los terrenos se conseguirá también la finalidad de lograr “un rural más resiliente a los incendios” y que “sirva además como foco de atracción para fijar población”.

 

Compraventa

El documento presentado hoy recoge el número de operaciones de compraventa. En total, en el 2017 hubo 39.669 operaciones en toda Galicia, frente a las 38.665 de 2016, lo que supone un aumento de casi 3%. Así, los datos muestran cierta estabilidad en el período 2008-2017, con unas 40.000 operaciones por año. Respecto a la superficie, fueron 9.835 las hectáreas movilizadas por procesos de este tipo en Galicia, la mayoría relacionadas con el monte, 6.388 hectáreas, frente a las 3.448 de terrenos agrarios.

El informe también analiza la información a nivel local. Así, las mayores tasas de transferencia se concentran en la mitad norte de Galicia, en las provincias de Lugo, de A Coruña y en la parte norte de la provincia de Pontevedra. La situación es similar entre la superficie de uso agrícola o ganadero y la superficie de monte. La comarca más activa en cuanto al número de operaciones es Ortegal, con 12.408 transacciones, en su mayoría relacionadas con parcelas de monte (9.145). Le sigue la Terra Chá con 11.866 transacciones que ya están mucho más equiparadas: 5.529 de monte y 6.337 de superficie agraria, siendo la comarca con más operaciones de este último tipo. En tercer lugar estaría la comarca del Deza, con 8.472 operaciones: 5.156 de superficie agraria y 3.313 relacionadas con el monte. En cuanto al precio, el más alto se encuentran en la comarca de Vigo con 8,13 euros/m2, seguido por la del Morrazo con 7,83 euros/m2; y por la del Salnés, con 4,92 euros/m2.

En relación con estos datos, el conselleiro destacó que es preciso incidir en la movilización de tierras en zonas como el interior de Lugo, sobre todo hacia montaña, por las “posibilidades que ofrece el valor añadido de la producción de castaña, así como, especialmente, en toda la provincia de Ourense”

Este es el segundo año que se desarrolla este estudio elaborado por el Observatorio Gallego de Movilidad de Tierras. Gracias a este tipo de información, la Xunta es conocedora de cómo evoluciona el mercado y puede decidir cara donde deben ir las políticas públicas para movilizar tierras agrarias, con el fin de aumentar así la base territorial de las explotaciones e incentivar la actividad forestal. Todo esto con la finalidad última de dinamizar el rural gallego, potenciar los recursos económicos y fijar población.

El Observatorio Gallego de la Movilidad de Terras nació en 2016 gracias a un convenio de colaboración entre la Agencia Gallega de Desarrollo Rural (Agader), el Fondo Gallego de Garantía Agraria (Fogga) -ambos órganos dependientes de la Consellería de Medio Rural-, la Agencia Tributaria de Galicia, el Instituto de Estudios del Territorio, la Fundación Juana de Vega y la USC. Este observatorio se convirtió en un gran avance ya que constituye un instrumento fiable y riguroso para el análisis del movimiento de tierras en nuestra comunidad.